10 dudas que surgen tras la propuesta del salario mínimo de Uribe

10 dudas que surgen tras la propuesta del salario mínimo de Uribe

Compartir

En un movimiento atípico, el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez radicó ante la presidencia del Senado un proyecto de ley, que busca darle facultades especiales al presidente para decretar un aumento “extraordinario” del salario mínimo en el país.


Tal intención ha despertado interrogantes, tanto económicos como políticos, por el impacto que la iniciativa podría tener sobre la situación fiscal, que esbozó la semana pasada el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.


A ello se suma que la propuesta de reforma tributaria del gobierno de Iván Duque ha recibido diversas críticas, por su intención de bajar tributos a las empresas y cambiar la base de ingresos para que más colombianos tributen renta.


El proyecto radicado ante el presidente del Senado, Ernesto Macías, no tiene un porcentaje de aumento. Solo indica que se hará por una sola vez y que lo que se reajuste se deberá ver reflejado en las demás prestaciones laborales del empleado.


En el Congreso de la República no se hicieron esperar las voces de los escépticos. Como Armando Benedetti, senador del Partido de la U, quien sostuvo que “es mentira que le van a subir el salario mínimo a los colombianos. El proyecto le daría facultades al presidente para hacerlo por una única vez, como una estrategia para distraernos de los nuevos impuestos que le quieren clavar a la clase media y baja”. En esa misma dirección la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) dijo que no está de acuerdo, si el objetivo es aliviar los impactos de la reforma tributaria.


Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, Bruce Mac Master, indicó que “es una medida interesante” y que “es coherente con lo que el presidente Duque había manifestado en su campaña sobre el tema salarial y el tema tributario”.


No obstante, el dirigente gremial fue enfático en que “hay que tener gran cuidado en que no tenga impacto en lo fiscal, en que no constituya un elemento inflacionario, para que no se genere una inflación de costos. Así mismo, debemos asegurarnos que no sea un incentivo para la informalidad”.


Por otra parte, la propuesta de Uribe llega cuando el Gobierno de Duque está ad portas de iniciar la evaluación del presupuesto de 2019, pero de acuerdo con las normas vigentes, el Presidente no requiere de facultades extraordinarias para modificar el salario mínimo, toda vez que puede hacerlo por decreto.


Al margen del cálculo político, vale recordar el documento denominado Propuestas para Reactivar la Economía Colombiana, firmado por el Grupo de Macroeconomía Aplicada de la U. de Antioquia y enviado a Duque. Este sugiere “realizar un choque en ingresos mediante el incremento del salario mínimo en un 4 % de forma inmediata e inesperada”.

Explican que esto “dinamizaría el comercio, incrementa el consumo y mejora las expectativas de los agentes. Al igual que muestra un compromiso importante para reducir brechas con la población de menos ingresos”.

Aunque el Ejecutivo no se ha pronunciado sobre la propuesta del jefe del partido de gobierno, EL COLOMBIANO consultó a un grupo de expertos sobre las implicaciones de la iniciativa.

Comentarios